viernes, julio 20, 2007

El Escenario Traicionó la Magia

Con este post, doy por finalizado lo que he denominado Los Traidores, en el cual he expuesto diferentes miradas de una misma locura.

En este post, el delirio viene acompañado de un grande, me refiero a Egberto Gismonti, Compositor y músico brasilero, con su experiencia daré cuenta de la última, pero no por eso menos importante. Traición

Con la intención de conocer instrumentos primivitos y músicas autóctonas en la década de los '70 este músico realizó una extensa expedición por el Matto Grosso, donde convivió con diferentes tribus y culturas. En una remota aldea de Caraguas le sucedió un episodio iluminador.

Gismonti, se encontraba tocando la guitarra y repentinamente observó preocupado que todos los hombres se alejaron de él y le dieron la espalda y comenzaron a batir las palmas hacia la selva. Él creyó que los había perturbado o que estaba quebrando algún tabú particular.

Después de un rato le explicaron rudimentariamente que, en realidad su música los había conmovido y que entonces, cuando un hombre está haciendo algo tan importante hay que dejarlo solo y que batieran las palmas hacia la selva era para alejar los malos espíritus, para que de esa manera él pudiera seguir convocado esas melodías para ellos mágicas.

Para los caraguas la música era mágica y transformadora. El músico era un chamán. Ese aplauso era profundamente místico.
Cuando el aplauso giró hacia el chamán, éste se convirtió en un artista y nació el escenario.

El aplauso actual es una traición a la magia y el escenario es el espacio principal donde esa traición se ejecuta en los mega eventos que nada cambian en la vida de nadie y que trasnforma a los misteriosos magos en frívolos artistas.

Pero la música sigue viva en todas las calles y aldeas, la hacen todos los hombres, mujeres y niños del pueblo con latas o botellas, convocando así la magia perdida.

Por si no lo conocían dejo con ustedes a un grande, dejo con ustedes a Egberto Gismonti en el Freiburg Festival.

6 comentarios:

carlosmxax 2.0 dijo...

bonita historia

pero extrañadamente soy de las pocas personas que no aplaude...
cuando termina un concierto, fin de pelicula, termino de alguna exposicion... simplemente no aplaudo o por ultimo hago una sola palmada, pero jamas he aplaudido en forma euforica.... que cosa extraña... o no?

El Simon Mazzet dijo...

Me carga aplaudir, pero cuando termina el show se lo merece el artista. Es el pago del publico, el reconocimiento presente.

Venus dijo...

El aplauso es la triste expresión de los seres comunes y corrientes, que no son capaces de crear más allá que el sonido que producen sus manos chocando una con la otra en una orgía de manos públicas y desconocidas..

Alasnegras dijo...

sublime...






(contactodesdelaluna.blogspot.com)

FelipeFenix dijo...

Lindo video el loco toca exelente, saludos.

Gabriel dijo...

Hola mi niña mas linda y hermosa:
a)Oye que te fumaste, por qué tan inspirada?.
b)Dicen que la música como el resto de las artes son disciplinas egoístas...sólo deben ser de gusto y consuelo del autor...
Un beso
Bye