lunes, septiembre 10, 2007

Groupies: El burdel de los Rockers

El escándalo lo inició la revista “Rolling Stone” en la década del 70 con una frondosa nota donde se relataba la vida sexual y las múltiples relaciones que las estrellas de rock mantenían con las “groupies” (fanáticas admiradoras). Eric Clapton, Mick jagger, Ian Anderson entre otros, fueron implicados en esa investigación. Posteriormente en los 80, el periodista Douglas Mc Evans publicó el célebre dossier “Orgías de Camarín” contabilizando las historias de los excesos sexuales más legendarios del rock.
Los integrantes de Yes, durante sus giras, enviaban a sus asistentes a recolectar entre sus fans una docena de adolescentes dispuestas a todo. Las jóvenes eras usadas por todos los músicos.
La preferencia de los rockers suele ser el sexo oral y así es legendaria la noche en que Rod Stewart, en Brasil, durante el transcurso del festival “Rock in Río” se hizo mamar el pene por 50 mujeres eyaculando en la boca de media docena de ellas. Mick Jagger cansado de la persecución de una famosa groupie, le impuso la condición de que para llegar a su cama debía acostarse con todo el personal de la gira incluyendo a los “plumas” (cargadores de equipos). La decidida groupie durante tres noches, arrasó con todo el exigente staff hasta alcanzar la cama de su ídolo.
El cantante Alice Cooper llegó a manifestar su incredulidad. “Muchas de estas niñas son vírgenes, se comportan decentemente en su vida personal, tiene novios a los que no han dado acceso a su intimidad. Y, sin embargo, con un músico, en la cama se comportan como expertas prostitutas y son capaces de dejarse sodomizar, de participar de una orgía o de mamarles el pene a todos los integrantes de la banda. Conocí a una niña de 15 años, virgen, que para llegar al camarín a saludarnos se dejo utilizar por el chofer que transportaba los equipos. Tuvimos que darle una paliza inolvidable al sujeto y luego indemnizar a la niña”.
Pero el verdadero anecdotario del horror pertenece a una legendaria banda. Todo el ambiente del rock sabe que los integrantes de Led Zeppelín cometieron los mayores abusos sexuales, llegando a sofisticaciones dignas del Marqués de Sade; les gustaba especialmente el sexo múltiple, violento y con mucha humillación. Manatiaban a las jóvenes y practicaban con ellas todo tipo de actos, desde golpizas, introducción de objetos, coprofilia (defecar sobre el amante) usaban drogas para que perdieran la conciencia, etc. Es célebre la anécdota de una joven sueca a la que le introdujeron un pescado fresco en la vagina produciéndole serias lesiones e infecciones. Las victimas siempre aceptaban previamente las propuestas y, a posteriori, no realizaban ningún tipo de denuncias, siendo probable que siquiera lo comentaran entre sus familiares y amigos.
El cantante de blues argentino Pappo es también reconocido por su agresividad sexual. Muchas jóvenes que accedían a ir a la cama con él luego eran violentadas y humilladas por el cantante.
La periodista de rock Gloria Guerrero, quien fuera editora de Rolling Stone Argentina, fue atacada por el músico en una gira, en el lujoso ómnibus en que viajaban y en el que ella estaba cumpliendo su rol de reportera. Pappo, completamente desquiciado, al no conseguir su objetivo, le propino una terrible paliza, fracturándole la mandíbula. La violación no se consumo debido a la resistencia de la periodista.
Fue recién a partir de la década del 90 que los músicos de rock decidieron bloquear su intimidad e impedir que el periodismo conociera su vida sexual.
Luca Prodán¸ en Buenos Aires, declaraba en la revista “Cerdos & Peces”: “Ahora son todos buenitos, comen fideos con tuco y no toman drogas, no tienen sexo, se enamoran… los rockeros ahora tenemos asesores de imagen o capaz que tienen miedo de que las mamás se enteren que el nene toma cocaína y se cage a las nenas detrás del escenario…”.
El famoso cantante George Michael, idolatrado y deseado por miles de adolescentes en todo el mundo, tuvo que confesar su homosexualidad cuando fue detenido por un policía en un baño público mientras practicaba sexo oral con un desconocido. “La razón más importante para ocultar mis inclinaciones no fueron de carácter moral, la propia compañía discográfica me obligó a ello por una cuestión de imagen”.
A raíz del Sida y de cierta moral miedosa que la enfermedad trajo consigo, los músicos de rock, durante los noventa, adoptaron ciertos cuidados y, protegidos tras la fachada de sus matrimonios, siguieron utilizando las giras para sus andanzas sexuales.
Las declaraciones de los rockers actuales en todo el mundo parecen estar argumentadas por un mismo frívolo guionista:
“Estoy enamorado de mi esposa y no quiero que nadie entre a mi intimidad”.
“Lo único que me importa en la vida son mis hijos”.
“No quiero hacer declaraciones sobre ese tema (dictaduras, drogas, sexo, cualquier tema peligroso), soy un músico y hablo con mi música”.
Más aburridos y mentirosos, atrapados por la fría rutina de las giras que parecen manejarse con los horarios de un presidente, los músicos de rock han desinfectado sus camas exterminando todos los rastros de su pasado promiscuo. Hablan casi con el lenguaje de los pastores puritanos, recomiendan el uso de condones o, pero aún, aconsejan el amor.
Tienen ahora un nuevo amante que los apasiona más que una groupie: el dinero que acumulan en sus cuentas corrientes.
Los orgasmos que les produce el dinero los incentiva a mantenerse fieles.
Además, no existe religión en el mundo que prohíba esa perversa cópula.

4 comentarios:

Gabriel dijo...

En primer lugar, excelente columna, es una verdadera re-edición de algún artìculo de la revista Spin o Rolling Stone de comienzos de setenta, asi que por ese lado, se agradece el aporte.
En cuanto a la decepción originada por el cambio metamorfológico de los antaños Monstruos del Rock, no es mas que el digno reflejo del cambio generacional y el choque de dos culturas; recuerda que en los 70 había una lucha por volver a encontrar el hombre natural...a humanizar el mundo con flores, cánticos sobre la paz y vivos colores, en cambio, ahora estamos mas resignados a buscar respuestas eternas de hombre, en la tecnología, las ciencias y la economía, y obviamente, con la velocidad de los cambios con que se mueve actualmente este mundo, quien no se adecua a dichas mutuaciones queda fuera de éste.
Finalmente, tu columna me ayudo en algo, a entender porque las chicas me dicen siempre. Huyy¡¡¡Gabriel en la cama eres como un Rock Star, bueno se hace lo que se puede.
Saluda Atte. a Ud.
Gabrielito el rokerito

VerónicaBas dijo...

Derrepente la historia paso a ser leyenda y de ahi usted sabe de las exageraciones para contarlas en el boca a boca.

Pero creo que lo principal es que el uso y abuso de las droga "duras" escribió mucho el guión de esta cuasi pelicula de horror... jajajaja!!

Las drogas dejaron a estos tipos transformados en mounstruos y a lo mejor ahora se han suavizado porque el control policial sobre ellas es mas grande y porque los rockeros ahora son mas jovenes y con mas educación. Y no hablo de que no tengan sexo, si no de que lo tienen de forma mas racional o solo por calentura.

Creo que el ser "groupie" no es ningun motivo de orgullo, de hecho cuando me lo dicen, debido a ciertas actitudes que muestro ante ciertos artistas, trato de hacer la diferencia porque la gente tiende a no saber cual es el real significado.

Pero bueno, de prejuicios vive el hombre, asi es que habrá que aceptar que la gente te tilde de groupie por cualquier momento de efusividad hacia tu cantante o banda favorita.

Saludos!

carlosmxax 2.0 dijo...

Hola Katha
fuerte el tema, sabia de algo, pero a los niveles que contaste jamas
es mas, es una pena por aquella niñas, perder algo tan valioso por una obsesion estupida, no tiene precio
saludos y feliz 18

saqysay dijo...

Kthaaaa!!

Millones de saludillos para tì...
espero qe èste 18 sea excelente!!

Demaciado fuerte el tema!!...ese es el lado oculto?...

Bsts!!