lunes, mayo 04, 2009

Radiografía de un Zombie

Los zombies son seres violentos, agresivos, pero no siempre, en muchas ocasiones son sólo seres atolondrados, sin rumbo fijo, que no saben muy bien lo que hacen. Se alimentan de carne humana, fresca o de muertos recientes.

Algunos zombies consumen otros organismos vivos. Aparentemente pueden distinguir la diferencia entre un ser vivo y un camarada muerto vivo. No se atacan entre ellos, a excepción de que estén peleando por una porción de alimento.

Frecuentan lugares que les son familiares desde su vida anterior. En sus estadios de reanima ión iniciales parecen muy débiles. A medida que pasa el tiempo su fuerza va aumentando, ellos pueden abrir y partir en dos a un ser humano sólo con las manos. Una persona que ha sido asesinada por ellos, se reanimará en un par de horas, a excepción de que el cerebro haya sido destruido.

Son incapaces de hablar de forma articulada. Los que han llegado a hacerlo, lo hacen de manera muy rudimentaria pero como todo en la vida hay excepciones. Algunos tienen una pequeña capacidad de raciocinio o intelectual, aunque este punto es discutido.

Otras observaciones que pueden realizarse son:

- Es necesario destrozarles el cerebro para acabar con su existencia.
- La reanimación únicamente parece afectar a seres humanos, aunque hay casos de animales: gatos y perros.
- Los cuerpos permanecen reanimados por un período superior a diez años antes de que la descomposición afecte la movilidad de sus extremidades.
- El proceso de putrefacción puede ser drásticamente ralentizado o inhibido.
- El nivel de fluidos dentro del organismo parece mantenerse estable, ya que de otra manera los cuerpos se quedarían secos y serían incapaces de mantener sus funciones. De todas maneras nadie ha visto a un zombie bebiendo, excepto cuando comen (bebiendo incidentalmente la sangre de sus víctimas), claro que personalmente no pondría mis manos al fuego.
- No requieren de comida para sustentarse. Un zombie con todos sus órganos internos removidos continúa animado y sin deseos de rock and roll.
- Pueden seguir moviéndose murientes sin la afluencia normal de sangre, ya que sus corazones no laten. Este detalle indica que sus células no son abastecidas con nutrientes de manera convencional. Es de notar que éstas permanecen inalteradas durante largo períodos.
- La mordida de un zombie no causa directamente la reanimación de la víctima sino su muerte (nadie ha sobrevivido a una mordida). La reanimación no es consecuencia directa de una mordida sino de una causa mayor: Embrujo. Plaga. Radiación, mutación y la lista es larga.

Si algunos de los que leyó esto es un zombie, sabrá de lo que he escrito. Buen Apetito.



Fuente: La escotilla del Tormento por Rolando Ramos.

3 comentarios:

Julieta dijo...

Buen post informativo. Puede ser de utilidad en los tiempos presentes. Es sólo cuestión de tiempo antes de que toquen tu puerta o, en su defecto, la destrocen para alimentarse.
Mira este sitio. Nunca está de más.
http://www.randomhouse.com/crown/zombiesurvivalguide/index2.html
Saludos,
Julieta

Cristian Acevedo dijo...

remitirse a Re-animator y apliquese una dosis intensa de George Romero. saludos

saqysay dijo...

Mh?...
Qué buena teoría, algunos después de un carrete quedan así, asustan.
Te agradesco tus bellas palabras Ktha, hacía mucho tiempo que no te leía.

Besitos, desde la distancia!

PD: Quién es ese Cristian Acevedo?