viernes, febrero 08, 2008

Cocaína: La Reina Blanca (II parte)

  1. EL DEAL

Lo más peligroso y complejo del operativo de consumir drogas prohibidas por la ley es efectuar "el Deal", es decir, la transacción.
Ya sea que se decida viajar al farwest, es decir, subirse al auto y viajar hasta alguna de las poblaciones desde donde docenas de dealers sacan la sustancia y la reparten por la ciudad con el consiguiente riesgo de ser estafado por los mismos vendedores o acosado por los pacos.
Lo más probable es que cada cliente encuentre a su dealer más o menos ideal. El mejos dealer actual no suele ser el que vende lo mejor sino aquel que facilita al cliente el operativo: son los tipos que te la traen a tu casa o donde te encuentres. Lo más corriente es que el cliente se desplace hasta la casa del dealer o hasta el bar o plaza donde éste ha propuesto la cita. Los papeles se consumen rápidamente así que resulta habitual el reencuentro con el vendedor en el transcurso del mismo día. Al encontrarse prohibida, todos los operativos para conseguir la sustancia son los que más energía roban al consumidor, colocándolo en situaciones peligrosas y obligándolo a dejar de lado sus obligaciones laborales.
2. EL EFECTO
A menos que se la inyecte, acá no hay flash como en el LSD y ni siquiera un "toquecito de locura" como con la marihuana. Sólo se trata de euforia pura.
Algunos iniciados creen que no tiene efecto y no logran encontrarle el gustito. Se trata de una droga muy curiosa: es un excitante y un anestécico que actúan al mismo tiempo. Se duermen las tristezas y se despiertan las alegrías, desaparecen las angustias y ocupan su lugar el optimismo. A medida que transcurre la jornada y van aumentando los jales, el ánimo y la motricidad psíquica del sujeto sufrirá mayores alteraciones: las conversaciones alcanzaran aceleraciones increíbles, todos hablarán al mismo tiempo y serán frecuentes también las apasionadas discusiones sobre temas tan dispares como "la existencia de los agujeros negros" o "la importancia del poroto brasilero en una dieta balanceada". Los más tímidos y herméticos se mostrarán osados y provocativos, los temerosos se tornarán valientes, los divertidos se pondrán más opacos y algunos se comportarán como locos recién saludos del peral. Los paranoicos formarán dos categorías de clanes:
a) El clan ojo de pez, que constantemente están espiando por el ojo de pez de la puerta, asediados por la sensación de que llegan los pacos.
b) El clan del closet: paranoicos bravos que suelen esconderse en el ropero para ocultarse de las personas presentes en la reunión.
Cierto grado de agresividad excesiva suele manifestarse en muchos consumidores. En algunos cosos pueden provocarse riñas a combos por motivos sin importancia. Otros manifiestan la agresividad en su verbalización. La especie de necesidad de la "sincerización" de los vínculos obliga a todos a confesarse secretos y deseos ocultos, algunos se ponen muy generosos y sienten la necesidad de expresar su cariño.
Eso sería por ahora queridos necios, como saben o imaginan estos textos estan escritos a raíz de la experiencia que han verbalizado amigos de unos amigos, que son amigos de unos vecinos que viven a dos cuadras de la casa de otro amigo que me conto.
Mientras disfruto de mis merecidas vagaciones deje aquí sus comentarios.

3 comentarios:

saqysay dijo...

Espero que descanses KTHA!

Creo que esos AMIGOS vecinos/que viven a dos cuadras de su casa/y que otro AMIGO le confesó/tiene mucha razón.

La descripción que haces sobre la reacción que presentan/los consumidores/me hace recordar a un antiguo JEFE.
Recuerdo bien esas discusiones sin sentido alguno con su padre/digo sentido alguno por que yo no sabia cuál era el asunto(dinero).

Un día se desapareció/lo buscaban por cielo/mar/y tierra. Nadie quería decir en dónde se encontraba/yo más o menos tenía idea/pero para evitarme problemas/guarde silencio.

Recuerdo cuando llegó/traía una CARA DE POTO/y no se mantenía en pie. Era una sensación de escalofríos/lo único que hacía era fumar/y fumar cigarrillos.
Entre bromas y risa me dijo necesito de la buena. No sino/se notaba a simple vista.

Lo malo era que tenía familia/tres pequeñas mujeres/que cuando lo vieron llegar/corrieron a sus brazos y exclamaron PAPA.
Les compró muchas golosinas/y les prometió llevarlas a la playa/junto con su señora(se veían un matrimonio feliz/pero en realidad no lo eran para nada/si hasta la castigaba)...

Qué pelotudo eso!
En fin así es la vida/de estas personas/PATETICA!


Cariños/KTHA!!

Jorge Miranda dijo...

Siempre de una sola línea: "Nó a la droga".Todo lo bueno dentro de cada persona es destruido.Ejemplos en la vida diaria sobran...en la literatura....para que hablar...Sin embargo más allá de toda consideración moral buen tema sería divagar sobre el efecto de alguna de ellas en la creación artística antes del inevitable colapso.

hr1971 dijo...

Diario Elctronico para San Pancho AHORA!