martes, julio 11, 2006

Adiós a la Sicodelia pura: Hasta siempre Syd Barret


Muchos recordarán este martes 11 de julio como un día gris para el mundo de la música, porque la partida de uno de los grandes siempre es una pérdida, un dolor y una tristeza, sin embargo la muerte de Syd Barrett –anunciada hoy- también sirve para recordar, una vez más, lo grandioso que llegó a ser el guitarrista de una de las bandas más elementales en la música, Pink Floyd.El cantante y compositor Syd Barrett, quien fuera uno de los miembros fundadores de Pink Floyd junto a Roger Waters, murió el pasado viernes 7 de julio en el Reino Unido, y según indicó el portavoz oficial de la banda, éste murió en paz y su funeral se hará de forma privada para la familia.Roger Keith “Syd” Barrett, nacido el 6 de enero de 1946 en Cambridge (sur de Inglaterra) y el menor de 5 hermanos, falleció por complicaciones que le trajo la enfermedad que arrastraba hace tiempo ya, la diabetes, a los 60 años.Recordemos que es a Syd Barrett a quien se le atribuye también el haber acuñado el nombre del grupo en 1965, en homenaje a dos músicos de "blues", Pink Anderson y Floyd Council. Y que su paso por la banda británica fue tan influyente, como corto.Tras tocar tres años junto a Bob Klose, Roger Waters, Nick Mason y Richard Wright, dejó el grupo en 1968 y tuvo que ser sustituido por David Gilmour. La salida de Barret de Pink Floyd es atribuida a los problemas siquiátricos que tuvo por un uso excesivo de drogas, principalmente el LSD. Sin embargo su genialidad quedó plasmada en uno de los discos de Pink Floyd, el “The piper at the gates of dawn" (1967), donde participó de la composición de todos los temas, como "Astronomy domine", "Interstellar overdrive" y "Flaming".La última contribución que Barrett hizo antes de volver a la casa de sus padres, fue la canción “Jugband Blues”, incluida en el disco "A saucerful of secrets".Luego de eso, en su carrera musical vino una corta carrera en solitario que incluyó dos discos, "The madcap laughs" (1969) y "Barret" (1970), en los que fue producido por Waters y Gilmore, y luego de eso, pasó los últimos años de su vida recluido en su casa de Cambridge.De Barrett se recuerda también la visita que realizó a sus compañeros de banda en 1975, durante la grabación del álbum "Wish you were here", cuando visitó sorpresivamente a sus ex compañeros, exactamente durante la toma de "Shine on you crazy diamond", una canción dedicada a él. De esa ocasión quedó una de las últimas imágenes del genio: con sobrepeso y las cejas depiladas.

fuente: www.rockandpop.cl


1 comentario:

João dijo...

You're the kind of girl that fits in with my world.
I'll give you anything, everything if you want things.

I know a room of musical tunes.
Some rhyme, some ching. Most of them are clockwork.
Let's go into the other room and make them work.