martes, julio 11, 2006

Día de Tormentas

La lluvia cae despacio, ya no hay flores para mí, me siento como gato en un cajón
empezaste ha hablar de trenes, dí la espalda y no entendí
que era tu manera de decir adiós.
Y viajamos por la costa en un coche de alquiler, en la primavera del año anterior
con estrella en los ojos y una cinta de Los tres, gasolina ardiendo en el corazón
Vino chileno, algo bueno que fumar, la sombra de un angel nos seguía
besos de tormenta, llegamos a jurar que esto nunca pasaría, que esto nunca pasaría.
Y ahora tú no estas, solo queda la pared, si tú no estas soy un agujero,
si tú no estas pierdo todo mi poder, si tú no estas, tirare mi anillo de oro al mar
antes de tirarme yo detrás.
Ahora estoy en casa con la puerta a medio abrir repitiendo; ¡¡¡ no te necesito!!!
el angel que tuvimos, ya no pasa por aquí, este es el final de un día maldito.
Todo lo que dije, la serpiente que hay en mi, ahora tiembla sola en la oscurida
demasiado tarde los golpes que te dí, cada vez me duelen más, cada vez me duelen más.
Por que tú no estas, solo queda la pared, si tú no estas, soy una agujero,
si tú no estas, ¡¡¡que demonios voy ha hacer!!!, si tú no estás, tirare mi anillo de oro al mar
antes de tirarme yo detrás, que raro es todo esto cuando no estas
hay algo que se esconde cuando tu te vas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que dor que desatina sen doer... qui contentamiento descontente...

kathacoil dijo...

Se agradece el posteo, quien quiera que sea, y lo que quiera que quieras decir.
Gracias por el tiempo dedicado.
Saludos.
La Señorita K.