jueves, octubre 12, 2006

Anathema en chile... Inolvidable

El Teatro Caupolicán en esta oportunidad se sumio en una atmósfera llena canciones melancólicas, de chascones con su pelo largo, poleras negras, pero sobre todo buena onda, y ansiedad . Era la primera vez el grupo inglés Anathema se presentaba en Chile. Luego de los teloneros chilenos Bitterdusk, el show partió con media hora de retraso (la música comenzó a sonar a las 21:30 hrs.) con una introducción que incluyó temas de Sigur Ros, Radiohead, mientras luces moradas instaladas en el escenario recordaban la carátula de su disco Judgement. Los hermanos Vincent, Danny y Jamie Cavanagh, más Les Smith y John Douglas hicieron su entrada al show, en medio del fervor de la gente y comenzaron con las canciones Childhood Dream, Shroud of False, Fragile Dreams y Balance. Entonces, la voz robotizada de Vincent Cavanagh dio pie para que sonara Closer, Lost Control, Deep y Forgotten Hopes que fue unida a Destiny is Dead y Empty. En ese fue el momento en que la vocalista de la banda Lee Douglas hizo su ingreso al escenario, y con una bandera chilena en mano, se colocó frente al micrófono y gritó “Chi-chi-chi”, seguida por el público que llegaba al éxtasis, adivinando lo que ya venía. Con una voz que erizaba los pelos, Lee entonó A Natural Disaster, Parisiene Moonlight y posteriormente, Vincent preguntó si el público quería escuchar un tema nuevo. Fue el momento de Everything y Ann Further. Luego de Inner Silence, siguió lo que muchos estaban esperando, One Last Goodbye que fue coreada por los 2.500 fans en el lugar, ante la mirada absorta de los emocionados miembros del grupo. Anathema tocó Hope, cover de David Gilmour, Eternity (Part III), Judgement, Panic, Temporary Peace, Flying, Angelica, A Dying Wish y algo que muchos fans chilenos no esperaban: Sleepless, del disco debut, Serenades. El sexteto de Liverpool cerró con Confortable Numb de Pink Floyd y se retiró entre los gritos de sus seguidores, tan emocionados como ellos mismos. En total, los ingleses tocaron dos horas y más tarde, comentaron en exclusiva a Rock&Pop que este concierto fue uno de los mejores en la historia del grupo. Por su parte, la vocalista Lee Douglas se mostró maravillada tanto con el cariño del público chileno como con la geografía de nuestro país, así que, atentos chicos: Lee dijo que probablemente el próximo año se venía de vacaciones a Valparaíso y a recorrer Chilito.
El recital fue intenso, con una entrega que pocas veces se ve, con una pasión que no solo se vio en el público sino también en la banda que dejo a todo el mundo satisfecho y en un trance que aún no termina, por que cada vez que uno cierra los ojos... tiene un bello sueño, Anathema en el escenario, frente a nuestros ojos.

2 comentarios:

Cristian Acevedo R. dijo...

pucha....yo no pude ir a Anthema...pero me alegro que lo haya pasado bien y que el show estuviera tan gueno como lo cuenta....

eso...saludos ...

cristianacevedo.blogspot.com

guayec dijo...

Ja, al final me desangré las 17 lukas y fui, solito y abandonado.
Y tremendo show. No me arrepiento de nada.
La raja.
Se pasaron los Cavanagh. Sin duda Vincent lo mejor del concierto, seguido por John en la batería. Solidísimo.
Saludos.